viernes, 20 de junio de 2008

Esta vez la foto es del amigo Javier Blanco, un gran fotógrafo, que me la ha cedido para la sección de antropomorfismo pétreo.

"El Dios TLÁLOC residía en un Gran Palacio, con Cuatro Aposentos, y en medio de la Casa había un patio, con cuatro enormes barreños llenos de agua".

"El primero, es el del agua que llueve a su tiempo y fecundiza la tierra para que de buenos frutos".

"El segundo, es el del agua que hace anublarse las mieses y hacer perderse los frutos".

"El tercero, es el del agua que hace helar y secar las plantas"...

"El Cuarto, es el del agua que produce sequía y esterilidad"...

"Tiene el Dios a su servicio muchos ministros, -los Elementales del Agua- pequeños de cuerpo, los cuales moran en cada uno de los aposentos, cada uno según su color; pues son azules como el cielo, blancos, amarillos o rojos"...

"Ellos con grandes regaderas y con palos en las manos van a regar sobre la tierra, cuando el supremo Dios de la lluvia ordena"...

"Y cuando truena, es que resquebrajan su cántaro, y si algún rayo cae, es que un fragmento de la vasija rota viene sobre la tierra"...

Samael Aun Weor.

Doctrina Secreta de Anáhuac.


2 comentarios:

d´Agolada dijo...

Moy interesante, a foto é preciosa. Bicos

O Raposo dijo...

Femosa foto con esa cabeza emerxendo das augas. Lendo o texto decateime que xa os antigos sabían que de catro veces que chove tres perxudican as colleitas.
Apertas.