miércoles, 21 de enero de 2009

Insultar con propiedade


Iso é o que vou a facer a partir de agora, gracias á miña nai que me regalou o libro de Pancracio Celdrán, juas, juas, juas...... Teño que ir traballar pero mañá adicarei un post ó primeiro insulto que consultei: Burro

9 comentarios:

Carlos Sousa dijo...

Conta, conta, que non está de máis saber o que lle chaman a un. E tampouco está mal saber empregar o insulto adecuado.

Lúa dijo...

pareceme un boísimo regalo; nuncA SE SABE A QUEN HABERÁ QUE INSULTAR....JEJEJE BICOS.

Manuel (Cedric) dijo...

Y es que, curiosamente, en castellano como en cualquier otra lengua, existen los insultos y otras palabras malsonantes. En ello creo que era un gran experto el desaparecido Camilo José Cela, famoso por su "Diccionario Secreto".

Lo más curioso es que a veces se emplea como insulto la denominación de algún animal (Burro, cerdo, acémila, percebe, etc.), cuando a veces los animales son más inocentes que las personas...

Un saludito desde Valencia.

Chousa da Alcandra dijo...

As nais reunen, entre outras moitísimas virtudes, a de saber sempre atinar cos agasallos.
A partires de agora a ver quen é o chulito que che tuse a ti; co teu doutorado en insultos pendendo sobre as nosas cabezas.

(Xa lle podes dar as gracias a tua nai da miña parte)

Bicos de Antas

paideleo dijo...

Insultar con tino tamén ten a súa arte.

Markesa Merteuil dijo...

Eu prefiro a retranca.

LM dijo...

que original!
beijos

nina dijo...

Que no caiga en manos de mis alumnos por favor :P

Eticaniano dijo...

Es algo bueno que tenemos en este idioma: que disponemos de muchos insultos con los que desahogarnos. Decía un sociólogo que no es bueno que un idioma tenga pocos insultos, ya que, al no poder poner verde al otro ante una ofensa, se tiende a ir a casa a buscar un arma.