miércoles, 15 de abril de 2009

Musicofilia


Sacks vuelve a deleitarnos con otro de sus magníficos trabajos. Como sabéis quienes lo leéis, Sacks procura siempre contarnos historias de superación de personas que sufren enfermedades neurológicas pero que a pesar de ellas son capaces de alcanzar unos magníficos logros. Pues en Musicofilia la que más me ha impresionado es la percusionista escocesa Evelyn Glennie. Sorda profunda desde los doce años consiguió alcanzar su sueño y estudiar música, convirtiéndose en una de las principales exponentes de la percusión durante las última década. Siempre que sale a escena se descalza, porque así, con los pies desnudos, capta mejor las vibraciones que le transmite el suelo. Con dos premios Grammy, Evelyn tocó con los músicos más importantes de ámbitos académicos y populares, desde Béla Fleck hasta el Mormon Tabernacle Choir, pasando por Bobby McFerrin. En sus propias palabras: "La sordera no quiere decir que no puedes escuchar, sino que algo en tus oídos funciona mal. Incluso alguien totalmente sordo puede escuchar/sentir sonidos", escribe en su Ensayo sobre la audición. Para ella, su discapacidad resulta tan importante como el hecho de ser una mujer de ojos marrones. Puede leer los labios a la perfección y, al hablar, no experimenta ninguna dificultad. Por todo esto, Evelyn insiste: "Aun así, en realidad nadie entenderá cómo hago lo que hago. Por favor, disfruten de la música y olvídense del resto".

Ya os contaré más historias de Musicofilia. pero hoy vamos a hacer caso a Evelyn, olvidarnos de todo y disfrutar con su música.





5 comentarios:

Barreira dijo...

E certo que cando a alguen lle falla ou ten mermada a capacidade sensitiva que consideramos habitual, desenrolan i estimulan outros sentidos.
Esta muller non perde o tempo en escoitar e pode aproveitar ese tempo en percibir outro tipo de sensacións que a calquer persoa se lle escapan. Non escoita pero percibe igual os sons.
O mellor é o final. Seguro que a nós nos parece incrible pero para ela é moi facil e quere que ninguen a valore por facer iso sen escoitar senon que se valore por facer a musica que fai.
Saudos.

Lúa dijo...

lo que hace perseguir un sueño!!!bicos.

Carlis dijo...

Me parece increíble que una persona pueda llegar a hacer percusión estando sorda y tambien que ponga los pies en el suelo y note las vibraciones. Es increíble el esfuerzo que tienen que llegar a realizar estas personas.

Saludos.

Xan dijo...

A forza de vontade supera calquer inconvinte.
Parece ser, que cada oído, emite unha sinal difente, é que no futuro pode ser ese son, unhaespecie de DNI.
Saudos

Chousa da Alcandra dijo...

Eu tamén quedei alucinado con esta persoa. Como diría o gran filósofo de Ubrique; en dos palabras: Im-presionante.