martes, 16 de diciembre de 2008

Lipograma


A raíz del absurdo vídeo del Ministerio de Sanidad sobre el uso del condón he recordado a Enrique Jardiel Poncela. Me explico. El lipograma (del griego λείπειν γράμμα, letra escondida) es una técnica literaria muy elaborada en la que se omiten una o varias letras. Como se puede apreciar en ese amago de hip hop, stop tronco yo no corono rollos con bombo....se evita el uso de cualquier vocal excepto el de la o. Jardiel Poncela, acusado de machista, misógino y un montón de cosas más, era un genio literario y, entre otras muchas obras ,escribió cinco lipogramas. Os dejo aquí el, para mí ,más meritorio ya que no aparece una de las vocales más usadas en español, la e. Se titula Un marido sin vocación. Y aprovecho para recomendaros cualquier cuento, obra de teatro o novela de Jardiel, para leer sin prejuicios y pasar un buen rato.

Un otoño -muchos años atrás-, cuando más olían las rosas y mayor sombra daban las acacias, un microbio muy conocido atacó, rudo y voraz, a Ramón Camomila: la furia matrimonial.
- ¡Hay un matrimonio próximo, pollos!- advirtió como saludo a su amigo Manolo Romagoso cuando subían juntos al casino y toparon con los camaradas más íntimos-.
- ¿Un matrimonio?
- Un matrimonio, sí- corroboró Ramón-.
- ¿Tuyo?
- Mío.
-¿Con una muchacha?
- ¿Claro! ¿Iba a anunciar mi boda con un cazador furtivo?
- Y, ¿cuándo ocurrirá la cosa?
- Lo ignoro.
- ¿Cómo?
- No conozco a la novia. Ahora voy a buscarla...
Y Ramón Camomila salió como una bala a buscar novia por la ciudad.
A las dos horas conoció a Silvia, una chica algo rubia, algo baja, algo gorda, algo sosa, algo rica y algo idiota; hija única y suscriptora contumaz a «La moda y la Casa» (publicación para muchachas sin novio).
Y al año, todos los amigos fuimos a la boda. ¡La boda! ¡Bah!... Una boda como todas las bodas: galas blancas, azahar por todos lados, alfombras, música sacra, bimbas, sonrisas, codazos, almohadón para hincar las rodillas los novios y para hincar las rodillas los padrinos; lunch, sándwichs duros como un fiscal...
Al onzavo sándwich hubo una fuga súbita por la sacristía y un auto pasó raudo, y unos gritos brotaron:
- ¡Adiós! ¡Adiós! ¡Vivan los novios! ¡Vivaaan!
Y los amigos cogimos otro sándwich -dozavo- y otra copita.
Y allí acabó la cosa.
Mas, para Ramón Camomila, la cosa no había acabado allí...
Al contrario: allí daba principio.
Y al subir con su novia al auto fugitivo, vio claro, vio clarísimo: ni amaba a Silvia, ni notaba inclinación ninguna al matrimonio, ni sintió su alma con la vocación más mínima por construir un hogar dichoso.
- ¡Soy un idiota! -murmuró Ramón-. No valgo para marido, y lo noto cuando ya soy ciudadano casado...
Y corroboró rabioso:
- ¡Soy un idiota!
Silvia, arrinconada junto a Ramón, bajaba los ojos con rubor, y al bajar los ojos subía dos mil grados la rabia masculina.
- ¡Dios mío! -gruñía Ramón mirándola-. ¡Casado! ¡Casado con una niña insulsa como unas natillas!... No hay ya salvación para mí..., ¡no la hay!
Incapaz para dominar su irritación, dirigió unas palabras durísimas a Silvia.
- ¡Prohibido fingir rubor y mirar a la alfombra! -gritó.
(Silvia miró al parabrisas con infantil docilidad).
Y Ramón añadió para su sayo, alumbrado por una brusca solución:
- Voy a lograr su odio. Voy a obligarla a suplicar un divorcio rápido. Poco valgo si
no logro inspirarla asco con cuatro o cinco burradas a cual más disparatada...
Y tal solución tranquilizó mucho a su alma.
Por lo pronto, al subir a la fotografía (visita clásica tras una boda), Ramón hizo la burrada inicial.
Un fotógrafo modoso y finísimo abordó a Ramón y a Silvia.
- Grupo nupcial, ¿no? -indagó-.
- Sí -dijo Ramón-.
Y añadió:
- Con una variación.
- ¿Cuál?
- La sustitución más original vista hasta ahora... Novio por fotógrafo. Hoy hago yo la foto... ¡Viva la originalidad!
Y Ramón aproximó la máquina y advirtió al asombrado fotógrafo:
- ¡Vamos! Coja por la mano a la novia y sonría con ilusión: La cara más alta... ¡Cuidado! ¡Así!... ¡Ya!
Ramón tiró la placa, y a continuación obligó al pago al fotógrafo; guardó los duros y salió con Silvia orondo y dichoso.
- ¡Al auto! -mandó-.
(Silvia ahora iba llorando)
- ¡La cosa marcha! -susurró Ramón.
Al otro día trasladaban sus organismos a Irún. (Lo clásico, asimismo, tras una boda).
Ramón no quiso subir al vagón con Silvia.
- Yo viajo con los maquinistas -anunció-. Voy a la locomotora... ¡Hasta la vista!
Y subió a la locomotora, y ocupó su actividad ayudando a partir carbón. Al arribar a Irún había adquirido un magnífico color antracita.
Ya allí, compró sus harapos a un sordomudo andrajoso, vistió los harapos y marchó a la fonda a buscar a Silvia.
Y tocado con las ropas andrajosas anduvo por Irún, acompañando a Silvia y cogido a su brazo mórbido y distinguido.
Nutrido público los miraba al pasar, asombrado.
Silvia sufría cada día más.
- ¡La cosa marcha! ¡La cosa marcha! -murmuraba todavía Ramón. Pronto rogará Silvia un divorcio total. Sigamos las burradas. Sigamos con la droga antimatrimonial, multiplicando la dosis.
Ramón vistió a continuación sus fracs más maravillosos, y al pisar un salón, un dancing u otro lugar público acompañado por Silvia, imitaba a los criados, y con un paño al brazo acudía solícito a todas las llamadas.
Una mañana pintó sus párpados con barniz rojo.
Por fin lo trasladaron al manicomio.
Y Ramón asistió a su propia dicha: su contrato matrimonial yacía roto y vivía imposibilitado para otra boda con otra Silvia...

6 comentarios:

lua dijo...

ay, pobre Ramón... no conocía a este autro, pero buscará algo para leer, bicos!!!

Chousa da Alcandra dijo...

Cala co vídeo do Ministerio, que teño á miña nena continua e reiteradamente preguntando (e cantando o carallo da cancionciña esa), coa mistura entre candidez e picardía dos seus 10 anos, sobre a explicación exacta do asunto!!

(Quedei pasmado co lipograma sin "e" de Jardiel Poncela. Fáltame nadiña para concederche o premio "Landra de Antas" polas aportacións fantásticas que nos estás a facer)

Un bico

HADEX dijo...

Graciñas Chousa, pero non é para tanto...é parte do meu traballo e a miña paixón.....Por outra banda, os que somos dunha idade...non lembrades os libros de Senda do colexio??? Eu descubrín a Jardiel e os seus lipogramas neles....

LM dijo...

por muita musiquita se nom se ponhem mais meios...
a nós no instituto mandaram-nos ler eloísa está debajo de um almendro...
beijos

Manuel (Cedric) dijo...

Efectívamente, Jardiel Poncela era un genio de las letras, hoy en día injustamente ninguneado, pues apenas se cita ni estudia en institutos o facultades de Letras.
Siempre he dicho que, por desgracia, la Literatura de hoy en día está más enfocada en el plano comercial que en el artístico.

Y así van después la cosa en lo cultural...

Un saludito desde Valencia.

Carlos Sousa dijo...

É increible que non exista ningunha e no texto, aínda que si o lera sin sabelo, seguramente non me daría conta. O millor a "onzava" vez si.

Ramón conseguiu o que quería pero menudo precio tivo que pagar.