viernes, 18 de septiembre de 2009

Respeto



El otro día escuché a Labordeta decir que en este país se había pasado del carro al Audi sin asimilarlo. De un extremo al otro en poco tiempo. Estos días en los que se está cuestionando el respeto y la actitud de los jóvenes en las aulas y en relación a la autoridad, pienso lo mismo. Yo estudié EGB en un colegio en el que la mayoría de las profesoras (yo sólo tuve un profesor) eran resquicios de tiempos afortunadamente pasados. A nosotros nos pegaban collejas, nos tiraban del pelo (de las patillas ¡qué dolor!), nos daban coscorrones con los anillos y los nudillos.....en fin. Todo esto por hablar, por hacer mal los problemas de mates (anda que no me cayeron bofetadas por culpa de los trenes que salían de un lado y del otro y se cruzaban en no sé que punto, bla,bla,bla....). Aquello de la letra consangre entra (en mi caso, el número)
Cuando llegamos a la 2ª Etapa, con 11 ó 12 años, no nos volvieron a pegar. Sólo recuerdo a una profe que le arreó tal bofetada a una niña que no supo los ríos o los montes (sólo recuerdo que había un mapa) que la tiró al suelo. En aquella ocasión sí hubo repercusiones, ya no estaban bien vistos estos métodos, y la profe tuvo que pedir perdón públicamente en clase por su actuación.
El caso es que aquello estaba tan normalizado que creo que a ninguno de nosotros se nos ocurría llegar a casa y contar que la profe nos había pegado por lo que pudiera pasar...Al fin y al cabo su figura era una auténtica autoridad, una institución.....
Afortunadamente en Bachillerato ya tuvimos unos profes jóvenes y con otras aspiraciones educacionales. No recuerdo malos rollos en el Instituto.Había más libertad, otro trato con los profes, pero subyacía el respeto (que ya no miedo).
Bien, estoy hablando de mi caso y el de mis compañeros en particular. Como sabéis crecí en una zona rural, alejada de modernidades, de modas, etc....Quiero decir, éste es uno de los factores que podía influir en nuestro comportamiento, no lo sé....
Y se ha pasado de un extremo a otro, de nuevo. Múgica tuvo el otro día la absurda y nostálgica ocurrencia de volver al uso del usted en las aulas. Me gustaría saber si es una metáfora o realmente se cree que hoy por hoy este tratamiento iba a solucionar algo.
El tema es complicado. Ni la sociedad, ni la tele, ni los medios ayudan. Y el respeto es un valor demasiado importante para dejarlo desaparecer. No sólo por los profesores, sino por todo el mundo, por el medioambiente, por los animales....., por uno mismo.

6 comentarios:

Carlos Sousa dijo...

Eu tamén vivin nesa época que dis, e arreaban que daba medo, algún era día si, día tamén e non por iso chegou a aprender máis. Agora si, respeto sí que había, pero ó mesmo tempo eran uns valores que se inculcaban dende pequenos.

Eu non si, agora paréceme esaxerado as liberdades que hai, que non están mal, pero sempre hai que se aproveita e as confunde. E recoñezo que ser profesor nestes tempos pode chegar a ser unha cousa complicada. Se eres severo, malo e se eres moi blando e das moita confianza, cando te das conta xa te colleron as bazas. Solución, pasar de todo e máis fracaso escolar (unha opinión)

É unha pena que se perda o respeto e a educación básica.

Bueno, non me enredo máis, que ti disto sabes moito máis ca min.
Bicos

patricia López Izquierdo dijo...

Efectivamente el respeto es algo que se da por supuesto , pero que no se sabe inculcar ni profesar realmente...
Todos queremos que nos respeten mucho , pero luego cuesta más respetar a los otros...
Y ya sabes que lo mio son las relaciones padres-hijos y las instituciones sanitarias....
Muchos padres ignoran a sus hijos , pero pocos los respetan realmente...
Y casi todos los pacientes respetamos a nuestros médicos ( bueno ya se sabe que algunos ya les han levantado la mano , normal) , en general ellos muestran poquísimo respeto por nosotros...
Un bico

Chousa da Alcandra dijo...

Pois agora, que xa era tempo, veño eu para explicarche como era o problema dos trens que saían dun punto...

A ver, atentiña:
Un tren sae de Antas e outro de As Nogais pola mesma via (soñar é tan barato...). Ambos saen á mesma hora -poñamos ás 10 da mañán, que tampouco é cousa de madrugar- e o de Antas desenvolve unha velocidade de 15 km/h e o de As Nogais de 15,1 Km/h (Antas & Nogais promoven o slow food).
A pregunta é; como se chaman os xefes de Estación?

Resposta:














Por teléfono, carallo! (somos de pobo, pero xa tiñamos teléfono!)

Mark dijo...

Quizá sorprenda, pero yo soy un niño como quien dice, y a mí también me tienen caído coscorrones en el colegio. En 1º de primaria recuerdo uno que me dolió lo suyo... jeje.

Yo siempre fui partidario del respeto a los profesores. Y me parece muy correcto que se pretendan recuperar valores como este. Viendo algunos vídeos de alumnos pegando a profesores a veces me hierve la sangre y no soy violento, pero dan ganas de desgraciarle la cara a más de un imbécil de esos, incluido el gilipuertas que se ríe mientras graba la escena... uff...

Magnífica entrada. Me gustó.

Saludos.

nina dijo...

el otro día tuve que poner al orden a uno de los cafres de mi utoría por su forma de dirigirse a una profesora (mujer + joven + nueva = uuufff). No entiendo qué pasa, yo no pido que s epongan de pie como yo tenía que hacer con mis profesores, pero simplemente la forma en la que, a veces, se dirigen a nosotros es impresionante. La palabra respeto, en muchos casos, está más que perdida...

Shucran dijo...

Como ben dis, o respeto non se debería perder, pero xa non se ten respeto por case nada.
Non é necesario pegar nin ser tratada de "vostede" para ser respetada, e supoñer que iso vai mellorar o sistema educativo é unha burrada como non hai outra. Saber poñer límites é o que de verdade axudaría... Nin terlle medo ós profesores, nin pasarse da raia.
Faltan valores na sociedade e pouco vale "Educación para a cidadanía" na clase, se ó sair dela ou ó chegar a casa se ve todo o contrario.
Saúdos!