sábado, 22 de marzo de 2008

Cristo no tuvo cuidados paliativos


Esta mañana me he levantado envenenada. Todo porque he oído que el arzobispo emérito de Pamplona, Fernando Sebastián, reivindicó la dignidad de la muerte de Jesús en la cruz, a la que se refirió como tormentosa, y en la que no recibió ningún tipo de cuidado paliativo.
Procuro que lo que dicen ciertos cargos eclesiásticos no me afecte, entre otras cosas, porque me considero lo suficientemente desligada ( no he apostatado oficialmente todavía) de esta institución. Pero se da el caso de que he sufrido una situación familiar, como mucha gente, en la que gracias a la sedación, a los cuidados paliativos, una persona pudo morir en paz y muy dignamente. Diga lo que diga este personaje u otros como él.
Este tipo de afirmaciones, la insistencia en recrearse en el sufrimiento, me indigna de verdad. La falta de caridad, de amor al prójimo, de comprensión con los que sufren por parte de estos sujetos me parece absolutamente herética con respecto a sus propias prédicas.
Dejo el enlace a la noticia porque los comentarios de los internautas hablan por sí solos.
AMÉN

6 comentarios:

prometeo dijo...

Amiga Hadex, creo que seguimos dándole a esta gente más importancia de la que tienen. En el fondo, a todos nos sigue doliendo la errática inculcación que sufrimos de pequeños con esta tan particular forma de religiosidad. En el fondo, no dejan de ser individuos, más bien hipócritas, que expresan opiniones que ni ellos se las creen, o al menos eso es lo que yo prefiero pensar. Seguirán haciendo daño mientras tengan la capacidad de que se publique y sea noticia cada una de las chorradas que nos regalan. Llegará un día que realmente nos dejen de importar. Yo sé que llegará. Tengo fe.
De una cosa estoy seguro, la hipocresía no tiene cabida en su cielo.
Un abrazo amiga.

Manel Vázquez dijo...

pois ben, que pida para el esa morte,eu non lle me meto, agora, cun mínimo de sentido común e de vergoña este home tería que pedir perdón por pedir, impedir e desexar a morte tortuosa dos seus veciños. son animais.

Nuevo Icaro dijo...

Realmente no comprendo estas declaraciones, que significa esto?
¿Que el dolor nos acerca a Dios?
¿Que redime nuestras penas?.
Que nos dejen vivir nuestras vidas tranquilamente y afrontar con el menor sufrimiento posible nuestra propia muerte.
Que sean coherentes, Cristo también predico la pobreza y ahí están todas las propiedades de su iglesia.

O Raposo dijo...

Na igrexa hai individuos inclasificables que parece que quedaran descolgados da historia, pero non uns cantos anos senon séculos atrás. Deben pensar que aínda viven na Idade Media e na época da Inquisición.Senon non se explica este tipo de declaracións.
Pode ser tamén que sexan gilipollas ou fillos de puta, posibilidades que de entrada non hai que descartar.
Apertas.

javier peña dijo...

leyendo declaraciones de ese tipo, dan tentaciones de desearle algo muy malo a ese obispo, o lo que sea eh. Pero bueno, no es de natural en mi desear mal a nadie aunque como en este caso, lo este pidiendo a gritos. Hay un sacerdote, el de la famosa parroquia roja de Madrid, que me decía con muchisima frecuencia que si Jesucristo viviera en la actualidad, renegaria de esta iglesia y seria de nuevo crucificado por sus autoridades. Asi les va...

Ed. Expunctor dijo...

No es de extrañar que gusten del sufrimiento. No en vano instauraron una organización llamada Inquisición en la que se cuidaban bastante de evitar todo cuidado paliativo.

Lo que no se dice es que, según el libro, aunque Jesucristo murió sin cuidados paliativos, resucitó. Yo, en tales condiciones, también reniego de los cuidados paliativos. XDDDD